MUERE OLIVIA DE HAVILLAND, LA ÚLTIMA ESTRELLA DE LA ÉPOCA DORADA DE HOLLYWOOD

Olivia de Havilland murió pacíficamente de causas naturales este domingo en su hogar en París, donde vivía desde hace más de 60 años. Tenía 104 años. La noticia fue confirmada por su agente Lisa Goldberg.

https://www.instagram.com/p/CDHMjq9HAei/

Olivia fue criada para apreciar las artes, comenzando con lecciones de ballet a la edad de cuatro años y lecciones de piano un año después. A los 18 años de edad fue descubierta por el director Max Reinhardt, con quien firmó un contrato de cinco años con Warner Bros. el 12 de noviembre de 1934, con un salario inicial de $200 por semana, lo que marca el comienzo de una carrera profesional de actuación que abarcaría más de 50 años.

Los años 1940 fueron los más importantes de su carrera, ya que protagonizó La vida íntima de Julia Norris, de Mitchell Leisen, en 1947 y La heredera, de William Wyler, en 1949, junto a Montgomery Clift, que le supondrían los dos Óscar de su carrera. Sin embargo, en el año 1939 ya había interpretado uno de los papeles que más importancia y reconocimiento le depararía a nivel mundial, el de Melanie Hamilton en Lo que el viento se llevó (1939), por el que consiguió una nominación a los Óscar como mejor actriz secundaria ese mismo año, aunque el premio se lo llevó su compañera de reparto, Hattie McDaniel, que interpretaba el papel de Mami y fue la primera actriz afroamericana en conseguirlo.

https://www.instagram.com/p/CDHMoowMm1z/

En el año 1941 fue de nuevo nominada al Óscar a la mejor actriz principal por su papel en Si no amaneciera, pero esta vez fue su hermana, Joan Fontaine, nominada por Sospecha, de Alfred Hitchcock la que se lo llevó. La mala relación que mantenían las dos hermanas pudo apreciarse en la entrega de los Óscar, cuando Joan rechazó las felicitaciones de Olivia al subir a recoger su galardón.

Hizo pocas apariciones públicas después de retirarse, pero regresó a Hollywood en 2003 para participar en la edición 75 de los Premios Oscar. Desde que fijó su residencia en París en 1960 la actriz llevaba una vida apartada de los focos, y solo apareció esporádicamente en obras teatrales y series de televisión como Roots y North and South.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: