‘MANO DE OBRA’ | ¿VALE LA PENA?

Un trabajador de la construcción en la Ciudad de México ve una posibilidad inesperada de mejorar su vida después de una tragedia repentina en Mano de Obra, el primer largometraje del guionista y director David Zonana.

Sinopsis: Francisco (Luis Alberti) y un grupo de albañiles trabajan construyendo una lujosa casa en la Ciudad de México. Tras la muerte de su hermano en la obra, Francisco se entera que su cuñada, ahora viuda, no recibirá indemnización alguna por parte del dueño de la casa. El grupo de albañiles buscará justicia no solamente por la nula compensación, sino también por una vida llena de carencias, contrastes y opresión.


UNA GRAN ÓPERA PRIMA MEXICANA

La ópera prima del guionista y director David Zonana es un minucioso y desgarrador retrato de las marcadísimas diferencias de las clases sociales y como eso genera un revanchismo, dejando a un lado los rasgos de solidaridad que alguna vez se fueron tejiendo entre los sectores más marginales.

Mano de Obra, como Parásitos, es una obra en constante metamorfosis, una criatura híbrida de pulso impredecible que muta de forma hipnótica, que es una cosa en una escena y en la siguiente es otra. Una metáfora de la vida, la cual nos recuerda a cualquiera de las vidas que nos rodean, la manera de dirigir esta película se resume en cómo los personajes observan a su alrededor a través de sus casas, algunas por sus casas en las zonas más exclusivas y otras en lo más profundo de la decadencia.

Zonana mantiene la atención del espectador, incrementa su tensión, no defrauda a la hora de desarrollar su desenlace, y nos regala un epílogo triste que, sin ser redentor, define a la sociedad moderna y la deshumanización de una persona cansada de las decepciones.


¿Vale la pena? Absolutamente sí. Esta película termina de sentar las bases de lo que pueden ser los inicios de un cineasta de renombre que nos regalará, seguro, maravillosos momentos.

Calificación: 8


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: