LAS MEJORES PELÍCULAS IBEROAMERICANAS DE TERROR DE LA DÉCADA (2010 – 2019)

Estos últimos años han servido para demostrar que el cine de terror en Iberoamérica está mejor que nunca, al presentar auténticos tesoros que han asombrado y aterrorizado a donde quiera que vayan. Por eso, creo que es justo hacer mención de las películas que nos están representando como latinos (y españoles). Y gritarle a Hollywood… ¡HDTPM Aquí también hay talento!


20. [•REC]³: GENESIS (2012) España

Paco Plaza se ha propuesto darle un giro a la saga con esta tercera entrega, ya que en la segunda se empezaban a ver sutiles síntomas de agotamiento. Y lo ha conseguido, cambiando entre otras cosas el género de la saga. Para empezar, no nos encontramos ante una película de terror. Aquí no hay sobresaltos inesperados, ni sensación de claustrofobia. Aquí lo que se nos muestra es gore puro y duro, altas dosis de sangre y vísceras maceradas con un inteligentísimo humor negro que hará que te sorprendas de lo perversa que puede llegar a ser tu mente durante el visionado. Y por si fuera poco, la cinta está empapada de un romanticismo estilo Romeo y Julieta que, aunque en ocasiones pueda resultar cursi, logra captar la empatía del espectador de una forma brutal.


19. O CLUBE DOS CANIBAIS (2018) Brasil 

Lo que O Clube dos Canibais nos cuenta, sin demasiados tapujos son las dos realidades que existen, dos clases sociales, una absolutamente por encima del otro que colisionan en una sociedad hecha a medida de los privilegiados. Lo que se cuenta en esta cinta, aún siendo excesiva, no dista mucho de las auténticas barbaridades y barrabasadas que unos hacen a los otros, directa o indirectamente, con total impunidad.


18. LA CARA OCULTA (2011) Colombia

Baiz nos ha regalado aquí una de las historias de amor más tortuosas, hirientes y asfixiantes de la historia del cine. Ha sabido mover las piezas de las que disponía de un modo tan preciso y sutil, como impactante. La correcta factura técnica acaba por engalanar a un thriller del todo inquietante, con un punch descomunal que te dejará, después del golpe de asfixia sufrido, con pocas ganas de planear un ataque de celos contra tu pareja. A destacar una Clara Lago brillante.


17. EL HOYO (2019) España

El hoyo es una de esas películas que sorprenden, para bien. El concepto no parecía dar mucho de sí, pero el trascurso de la película logra aprovechar al máximo la idea y crear una historia magnífica. Clases sociales marxistas envueltas en una nube de metáforas, de ideas borrosas, de eternas utopías, como el socialismo mismo y el mismo perfectamente representado ya que no pasa de una ficción, como este filme.


16. TRAUMA (2017) Chile

En pocas palabras, Trauma es una obra interesante que mezcla tabués y gore para criticar una sociedad con una doble moral bastante marcada, y aunque por momentos su violencia puede llegar a sentirse muy exagerada, siendo un poco tediosa en los últimos instantes, no lo es más que la cruda realidad en que vivimos.


15. EL RESQUICIO (2012) Venezuela 

Un año después de la extraña muerte de un miembro de la familia, una mujer, sus cuatro hijos, uno adulto, un adolescente y dos pequeños gemelos, y su hermana que acaba de regresar de un largo viaje, van de viaje a su finca en las montañas, para estar alejados del ruido de la ciudad y dedicarse tiempo a ellos mismos. Pero la tensión crecerá cada minuto y el pasado de cada quien saldrá a relucir mientras el fantasma de la muerte sigue haciendo estragos.


14. SOMOS LO QUE HAY (2010) México 

Una familia queda desamparada al morir su padre y líder; a partir de ese momento su viuda y sus tres hijos tendrán que enfrentarse a su peor pesadilla, conseguir alimento por su propia mano. Todo esto sería normal de no ser porque ese alimento ansiado es carne humana. Es decir, una familia de caníbales cuyo liderazgo recaerá sobre el mayor de los hermanos, un adolescente desubicado, tendrá que guiar a los suyos para conservar su tradición caníbal, sin saber que, en el intento puede que tenga que sacrificar su propia vida. Con una propuesta francamente interesante, el debutante Jorge Michel Grau se aleja del estilo de directores como Iñarritu, Cuarón o Del Toro, autores fundamentales que han puesto en el mapa el cine mexicano, al llegar el punto de que fue las pocas películas mexicanas en ser adaptada para Hollywood.


13. LA CASA MUDA (2010) Uruguay

La Casa Muda cuenta, a su manera, una historia real que ocurrió en los años 40. Con cámara al hombro, poca luz, inteligencia y, por encima de todo, valentía, la película uruguaya es una sorpresa en toda regla. La casa muda es un peliculón. Una de las mejores películas de terror de los últimos años y un ejemplo más de cómo el cine de terror sudamericano, que es jovencísimo, promete darnos muchísimas alegrías.


12. MADRE (2016) Chile

Un aplauso al cine chileno, que cuando se lo propone, hace cosas de real calidad y esta película es un ejemplo de ello. Una cinta interesante, a ratos fuerte, que, dejando de lado algunas escenas que a mi juicio sobran, en ningún momento deja de cautivar. Nos olvidamos de los torturados, los degollados, los exonerados y los rostros avinagrados de la típica pobladora chilena, cruelmente ultrajada por los esbirros de la “cruel dictadura”, para adentramos en los distintos problemas por los que debe pasar una familia de clase media alta con un hijo autista.


11. HALLEY (2012) México

Alberto está muerto y ya no puede esconderse. El maquillaje y el perfume ya no pueden ocultar su cuerpo en rápida descomposición. Consternado, decide retirarse del mundo. Pero antes de entregarse a su muerte en vida, Alberto inicia una insólita amistad con Luly, el gerente del gimnasio abierto las 24 horas, donde trabaja como guardia de noche. Halley es una gran película que lamentablemente pasó desapercibida en México pero fue muy bien recibida fuera de su país y aplaudida en el prestigioso Festival Sundance o el Festival de Rotterdam.


10. OJOS DE MADERA (2017) Uruguay

Filmada en un bello blanco y negro, la película presenta varias virtudes, todas puestas a favor de conseguir poderosas imágenes que combinan lo más perturbador que puede llegar a ser la mente de un chico de once años, que va de lo fantasioso a lo siniestro, pasando por lo grotesco, en una película que más que narrar un relato convencional, intenta transmitir el estado en el que se encuentra el chico, entra la angustia y el tormento.


9. SECUESTRADOS (2010) España 

Esta película nos narra un secuestro en toda regla, real como la vida misma y con un alto grado de credibilidad. Hay secuencias muy duras, muy desagradables, muy fuertes, pero nada lejos de la realidad. Vives el secuestro de esta familia como si fuera la tuya propia. Descarnada, ruda, drástica, rudamente desnuda, cruelmente visceral, Secuestrados es una de las pelis más imposiblemente desasosegadas de los últimos años.


8. VERONICA (2017) España 

Paco Plaza ha conseguido lo que pocos han hecho…. Parece un film español 100% de terror alejándose de clichés de películas americanas sobre posesiones. Pero lo hace trasladando la acción a España concretamente al barrio de Vallecas en Madrid. Basada en un expediente policial real ocurrido en los años 90. Plaza construye un film apoteósico donde juega con lo que tiene. Un guion soberbio, una fotografía de lujo y una dirección de actores impecable. Todo funciona en este film de terror que se aleja mucho de las americanas.


7. MIENTRAS DUERMES (2011) España 

Mientras Duermes es el intento logrado de llevar al espectador a apiadarse del villano, a desear que las cosas le salgan bien, a pesar de que sean extremadamente malvadas. No hay justificación moral para el personaje interpretado por Luis Tosar, no hay ningún trauma en su pasado, ninguna razón de venganza, ni algo a qué agarrarse para justificar mínimamente lo que hace (así como con Dexter, por ejemplo)… este hombre es simplemente un infeliz que hace el mal por envidia, por pura envidia y ya está. No necesita más. Gracias a dios, no necesitamos más y el director no pierde tiempo en inútiles explicaciones.


6. EN EL POZO (2018) Uruguay

Desde Uruguay nos llega esta modesta producción, que de un modo natural, pero sin complejos, aborda un problema muy actual, la violencia de género. En el Pozo, efectivamente, se defiende sola y no necesita justificaciones. Es una historia químicamente pura, como decía el autor español Armando Lázaro Ros, en el sentido de un cuento bien contado, que funciona incluso si se la desnuda de todo adorno. En el entorno aislado de una cantera abandonada, una mujer y tres hombres -uno de ellos su pareja, otro un antiguo amor adolescente- se reúnen a pasar una tarde de verano. Como en el agua de la cantera que los rodea, sin embargo, hay mucho más debajo de la superficie de lo que parece a simple vista: una infidelidad, una historia sin terminar, una relación de violencia en varios niveles y el afloramiento de instintos tan primitivos como el paisaje descarnado, que baña la película de un color crudo.


5. EL ESLABÓN PODRIDO (2015) Argentina

El Eslabón Podrido, del director Valentín Javier Diment es un cuento, extraño, macabro, sucio, desagradable a ratos y brutal en su final, pero cuento al fin y al cabo. Un viaje a la Argentina más rural y perdida, en uno de esos lugares olvidados por el tiempo, con una ínfima población que crea su propia lógica y reglas. Una película pequeña en cuanto a presupuesto, pero muy lograda y eficaz en su planteamiento y resolución.


4. VUELVEN (2017) México

Directamente desde México llegó la película de Issa López que ha logrado cautivar al mismo Stephen King. Vuelven es una pieza de género que, sin dejar de ser entretenida, es inteligente y reflexiva. La película no deja de ser emotiva y empática. Te enganchas a ella gracias a la bandita protagonista que tiene una dinámica ya garantizada. Su historia cruda y brutal te impactará, pero te enamoraran los personajes infantiles.


3. LA REGIÓN SALVAJE (2016) México

Lo más injusto que le pueden hacer a La Región Salvaje es lo mismo que le hicieron a Possession de Andrzej Zulawski: decir que es una película sobre una mujer que se coge a un pulpo. La premisa monstruosa de esta cinta se extiende mucho más allá del valor de impacto. En su cuarta película, el director mexicano Amat Escalante aborda el deseo y las pulsiones sexuales de sus personajes, sin perder de foco la realidad de la actualidad nacional.


2. AS BOAS MANEIRAS (2017) Brasil

Sin dejar de lado la crítica mirada social, la dupla de directores transforma la película en una fábula oscura – o tal vez una sombría canción de cuna- que hace de San Pablo el escenario de una historia tan truculenta como sorprendente y extrañamente enternecedora, que nos muestra otro lado del amor y la maternidad.


1. LA CASA DEL FIN DE LOS TIEMPOS (2013) Venezuela

Esta película se define como la primera película de terror venezolana, un título nada envidiable, pues este género es, quizás, uno de los más difíciles de abordar. Bajo la batuta de Alejandro Hidalgo y la presencia estelar de Ruddy Rodríguez. La Casa del Fin de los Tiempos es una muy buena película. Compararla con el cine de terror estadounidense sería algo necio, porque al menos en el aspecto del presupuesto sale perdiendo, aunque en calidad supera a muchísimos de aquellos filmes que se producen como arroz. La película es creativa y arriesgada, por el mercado al que pertenece, tiene excelentes actuaciones y está muy bien hecha. Es una propuesta atrevida y enrevesada que contiene un trasfondo sencillo: el amor de una madre por sus hijos.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: