‘TED BUNDY: DURMIENDO CON EL ASESINO’ | ¿VALE LA PENA?

La década de los 70 en Estados Unidos se vio enmarcada por el horror causado por un solo hombre: Ted Bundy, el psicópata, violador y secuestrador que asesinó a poco más de 30 mujeres y que al día de hoy sigue sin oficializarse la cantidad real de sus víctimas.

View this post on Instagram

Extremely excited about this…

A post shared by Lily Collins (@lilyjcollins) on

Sin lugar a dudas, una historia de vida como la de Ted Bundy es imperdible para una sociedad como la que vivimos, en la que somos capaces de normalizar la violencia, el abuso y la muerte, pero dejemos la moralina por un momento y centrémonos en Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile (Extremadamente cruel, malvado y perverso / Ted Bundy: durmiendo con el asesino).


MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES

Desde el anuncio del proyecto en el Festival de Cannes del 2017 las expectativas eran altas, y cuando se anunció a Zac Efron como protagonista, ya tenía a muchos al pendiente de la biopic, hasta su estreno en el Sundance Film Festival 2019, donde las expectativas aumentaron, gracias a las críticas que aseguraban que la película “nos dejaría sin aliento” ¡y lo consiguió!… pero de lo tediosa que es.

En muchas ocasiones, el gran éxito de los biopics reside en que la realidad supera a la ficción, sin embargo, en otras tantas, su mayor problema es que la historia no da para más. Y ese fue el caso de esta cinta, que a diferencia de The Deliberate Stranger (1986) o Ted Bundy (2002), Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile no retrata los crímenes de uno de los psicópatas más famosos y carismáticos de los Estados Unidos, más bien, se centra en la experiencia de la novia de Ted: Elizabeth Kloepfer.


SUPERFICIAL Y FALSA

Probablemente la idea pudo funcionar, pero, todavía nos dejamos llevar por la apariencia de un criminal para determinar su culpabilidad, seguimos creyendo que el aspecto físico es lo que determina la responsabilidad de un crimen cuando la historia nos ha enseñado que un monstruo como Ted Bundy se puede esconder detrás de una historia de amor.

Aquí viene otro de los tropiezos, se supone que esta es la historia desde las experiencias de Elizabeth Kloepfer, ignorando los testimonios dados en el libro El Príncipe Fantasma: Mi Historia con Ted Bundy, que Koepfer publicó en 1981, donde se revela algunos rasgos necrofilicos de su pareja o que Ted la trato de asesinar en una ocasión, hecho admitido también por él mismo. Llevándonos a la conclusión que la mayor tragedia es la desepcion amorosa, y no las decenas de mujeres muertas.

El título es muy engañoso porque parece que vayas a ver una película de crueldad e incluso algo de gore, y luego te encuentras con una historia completamente insulsa y llena de juicios, uno tras otro. Todo lo cruel, lo malo, lo que uno quiere ver en éste tipo de películas sobre asesinos en serie, brilla por su ausencia, y la convierte en un churro sensacionalista que no le hace justicia al horror que se vivió. El ritmo del filme, pese a no ser lento, falla por la ausencia total de momentos álgidos, no habiendo ningún momento de clímax y manteniéndose constante durante todo su desarrollo.


¿VALE LA PENA?

Absolutamente NO. Si pretenden encontrar aquí un thriller que los mantenga al filo del asiento, o la película de un asesino con toques conmovedores como Monster con Charlize Theron, no vean la película. O si su intención es pasar el rato, mejor busquen un documental sobre Ted Bundy en Youtube.

Lo mejor: las dos escenas del culo de Zac Efron.
Lo peor: es extremadamente malvada y decepcionante al no profundizar en nada.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *