‘THE SIREN’ (THE RUSALKA) | ¿VALE LA PENA?

De acuerdo con las tradiciones rusas, bielorrusas y ucranianas, una rusalka era una especie de sirena que vivía en el fondo de los ríos. A medianoche, acostumbraban salir y bailar en los prados. Si veían a un hombre hermoso, lo hechizaban con canciones y bailes, y entonces lo conducían al fondo del río, apresándolo hasta que se ahogaba.

https://www.instagram.com/p/BturidgF1PC/

Lo que empieza de manera interesante va decayendo poco a poco y al final durando una hora y dieciocho minutos se hace muy larga, además, está reguleras. Y es toda una lástima teniendo en cuenta que su director, Perry Blackshear, había tenido un destacado debut con su They Look Like People (2015).

Blackshear vuelve a repetir el elenco de su anterior película. Solamente que en esta ocasión se aleja de su tan aplaudido “minimalismo de horror” para presentar un romance sobrenatural tedioso y hueco, de esas películas que luego de bostezar y bostezar uno aguarda esperanzadamente sorprenderse en el último segundo.

Lo mejor de la película es su banda sonora, pero esa bella música no perdona este film tan torpe que ni siquiera es capaz de seguir la secuencia ¿como putas se puede ser tan torpe como para que una “sirena” esté empapada y en la siguiente toma este completamente seca? Además la dichosa sirena no parece una bella ninfa, parece una señora de balneario de paso que se mete a nadar con sus camisetas.


¿VALE LA PENA?

Pocas veces una idea tan sugerente se ha quedado tan lejos de sus intenciones, pocas veces noventa minutos se convierten en un calvario tan árido, tan antipático, tan sin sustancia, tan pesado y tan repetitivo que produce desesperación por su metraje muy saturado. The Siren es el ejemplo claro que las críticas de “expertos en cine” solo sirven para rellenar el trailer.


You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *