‘THE CLEANING LADY’ | ¿VALE LA PENA?

Mientras trata de olvidarse de una relación, una mujer aparentemente perfecta establece una amistad con una señora de la limpieza repleta de quemaduras, pero pronto se dará cuenta de que esas cicatrices son mucho más profunda de lo que parecen. Esta es la premisa de The Cleaning Lady.

The Cleaning Lady viene a fortalecer la importancia del mundo 2.0, y el poder que tienen los short films en la actualidad. Hace años que el cortometraje empezó a experimentar un auge, una subida a la primera división de los formatos cinematográficos y un mayor prestigio, gracias a los muchos festivales que a él se dedican. Pero la crisis lo ha impulsado todavía más arriba en los últimos tiempos, en los que conseguir presupuesto para una película se ha convertido en misión imposible, y en los que los nuevos talentos apuestan por contar historias. Esto fue lo que hicieron Jon Knautz y Alexa Kendra.

El buen Jon Knautz se hizo de un nombre dentro del indie horror por sus cortometrajes multipremiados, que lo llevaron hacer una figura imperdible en un sin número de festivales de todo el mundo. Como consecuencia, su trabajo llamó la atención de algunos productores y así realizo largometrajes, igual de aclamados. En Girlhouse (2014), el director canadiense conoció a Alexa Kendra, quien fue parte del elenco. Un año después la dupla vuelve a trabajar junta en Goddess of Love (2015) -con Kendra como protagonista- aquí la actriz le mostró una historia que estaba trabajando, y la decidieron materializar en un cortometraje. Obviamente la pequeña historia nos dejó intrigados, y se decidió hacer un largometraje con Jon Knautz en la dirección y Alexa Kendra en el guion y como protagonista.

https://www.instagram.com/p/ByvegvTBtLL/

¿El resultado? un thriller con puntos de terror que sin destacar en ninguno de sus elementos consigue crear tensión a lo largo de su metraje. La guapa, solitaria y bastante confiada Alice (Alexa Kendra) ha acabado con una relación y en su tristeza ha contactado con una mujer aparentemente indefensa: Shelly (Rachel Alig), la mujer de la limpieza que tiene la cara quemada por culpa de los productos tóxicos. Lo que inicialmente nace como una bonita relación de amistad se irá oscureciendo hasta alcanzar una obsesión absolutamente destructiva.

The Cleaning Lady es un título que puede no sonar extraordinariamente interesante, pero la película va de menos a mas y mas. La película explora las relaciones tóxicas de una manera reflexiva mientras se mantiene fiel al hecho de que es, en esencia, una película de horror.


¿VALE LA PENA?

Si con Goddess of Love Jon Knautz nos mostró el terror de la soledad, con The Cleaning Lady lo lleva a otro nivel, con una mirada fascinante y casi fresca a la mente de una mujer profundamente perturbada. Gracias Jon Knautz, una vez más nos has hecho desconfiar de la gente aparentemente buena, con una película retorcida en todos los niveles posibles.


You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *