LAS MEJORES PELÍCULAS DE TERROR DEL 2019

A unos cuantos minutos de que termine el caótico 2019 no podía faltar el conteo de los mejores títulos de horror que nos dejaron los últimos 365 días.


10. I SEE YOU Estados Unidos

Director: Adam Randall.

Una de esas películas que ves sin esperar nada y resultan ser geniales. Tiene giros salvajes, imágenes elegantes y un buen reparto encabezado por Helen Hunt. Randall y el director de fotografía Philipp Blaubach hacen un excelente trabajo creando la atmósfera. Amantes del género, no se la pueden perder.


9. THE LODGE Reino Unido

Director: Severin Fiala y Veronika Franz.

The Lodge no es la película más original que existe, ni contiene giros de guión espectaculares, pero es una película con mucha alma, sensibilidad y tristeza. Una producción pequeña con un argumento tan sencillo como profundo. Lo que tiene de especial es la importancia que se les da a los personajes y cómo las decisiones y acontecimientos que van ocurriendo les van perfilando sus caracteres y con este cuento llegamos a la conclusión tan recurrente (y efectiva) de que en un apocalipsis lo más peligroso es el ser humano con sus miedos y pasado.


8. EERIE Filipinas

Director: Mikhail Red.

¿El neo-fantaterror de Balagueró mezclándose con el J-Horror? Si la idea es sugerente, la ejecución del cineasta filipino Mikhail Red supera las expectativas. Y es que Eerie no es un relato sobrenatural cualquiera porque consigue trascender el cliché del fantasma como ente sofocante hasta convertirlo en un personaje con anhelos, inquietudes y, en definitiva, definido por una personalidad compleja. Recuerda bastante a Kiyoshi Kurosawa por la cuidada gama de colores y su profundo pesimismo existencial, y ya en un plano mitográfico, a la leyenda urbana de Hanako, la niña de los baños. Pero lo realmente impactante de este film es su imaginería cristiana imbricando con el folclorismo típicamente asiático, en una explosión visual apasionante para los que gozan de la semiología intercultural.


7. I AM MOTHER Australia

Director: Grant Sputore.

Con un excelente apartado artístico y ambientación, acompañados de una interpretación satisfactoria de sus protagonistas, este film de Netflix resulta ameno e intrigante hasta el final. I am Mother del debutante Grant Sputore es una verdadera joyita del cine de ciencia ficción. Tiene todos los elementos del género, pero además se anima a meter, de manera solapada, algunas reflexiones y críticas sobre temas de los cuales pocos se animan a hablar. El filme plantea que no es necesario la figura de un padre en la crianza de un hijo, e incluso hasta la del propio ser humano, ya que la niña es incubada, criada y educada por un androide. Esto plantea un verdadero interrogante sobre la familia tradicional.


6. US Estados Unidos

Director: Jordan Peele.

Jordan Peele se está convirtiendo en una promesa del género de terror. Con Get Out logró una cinta que funcionaba perfectamente como película de terror, como una de comedia (sin caer en lo absurdo) y como comentario social. Esta vez regresa con Us, una cinta sobre doppelgängers que se libera al fantástico más delirante. En este caso, el guión es bastante menos sólido que el de Get Out. Como es habitual, Peele también deja espacio para la crítica social, introducida sutilmente pero, a la vista del espectador durante todo el metraje. El uso de Peele de la iniciativa (real) Hands Across America por poner un ejemplo y los dardos contra el sistema americano y la humanidad en general.


5. MIDSOMMAR Estados Unidos

Director: Ari Aster.

Más que una película de miedo, es un drama terrorífico. Se agradece que no haya un solo susto fácil, sino que el terror se construye a través de la atmósfera y el profundo y jodido drama de los personajes, generando tensión en cada escena alargando la incomodidad y nunca resolviendo con un estruendoso susto que te saca a patadas de la película. La intención no es asustar ni dar miedo, sino contar una historia que es terrorífica (y hermosa) por sí sola. Midsommar resultar perturbadora en todos los sentidos: tanto por la estética, como por la ética.


4. DANIEL ISN’T REAL Estados Unidos

Director: Adam Egypt Mortimer.

Si estuviéramos ante un debut diríamos seguramente: “la suerte del principiante”, pero nos encontramos ante la segunda obra, en formato largo, de Adam Egypt Mortimer. El ascenso exponencial en cuanto a calidad respecto a su primera producción, Some Kind of Hate de 2015, es de resaltar, sobre todo a través de un guión que raya a gran altura adentrándonos en una mente enloquecida por la esquizofrenia. Daniel isn’t Real destaca por su apartado audiovisual, un dúo protagonista en estado de gracia y una historia interesante que juega con conceptos como el subconsciente, la dualidad, los instintos reprimidos y más temas que agradará a aquellos a los que les interese la psicología.


3. READY OR NOT Canadá

Director: Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett.

Ready or Not tiene la tensión de You’re Next de Adam Wingard, el romance de [•REC]³: Génesis de Paco Plaza y todo ese black comedy horror característico de una peli de Sam Raimi. Con su premisa simple, pero inteligente, va más allá de otra película de terror. Siendo una metáfora sangrienta y frenética sobre el elevado precio de la riqueza. Por último tengo que destacar, otra vez, el desempeño de Samara Weaving en su primer papel estelar ¡como final girl esta maravillosa!


2. IN FABRIC Reino Unido

Director: Peter Strickland.

Interesantísimo el trabajo de este director que aunque tiene poco de comercial, desde ahora me declaro fan absoluto de su obra por la originalidad que tiene de presentar unas historias tan sumamente «extrañas» e inquietantes a la vez. Otra producción de A24 que hay que seguir con la máxima devoción. In fabric ofrece tras ese punto de partida una sucesión de momentos surrealistas, a menudo puntuados por una desconcertantes variedad de imágenes y sonidos, que resultan hipnóticas y perturbadoras; pero hermosas y es donde juega la brillante fotografía con colores profundos de un rojo carmesí.


1. ALIVE Canadá

https://www.youtube.com/watch?v=cSuRzJ76odo

Director: Rob Grant.

Alive es una genialidad en estado puro, una obra maestra del entretenimiento y el estilo, surgida literalmente de la nada. La cinta, dirigida por el canadiense Rob Grant, nos ofrece con muy pocos elementos la capacidad de atraparnos y poner nuestro corazón en un vilo durante todo el metraje. El relato bien podría considerarse una especie de Misery del siglo XXI, con no menos referencias a Hitchcock, Rod Serling y Stephen King. Su mejor virtud es la capacidad que tiene para exprimir al máximo a su trío protagonista hasta que no da más de sí, y recordándonos, constantemente, que el dolor nos hace sentir vivos.


*El Faro de Robert Eggers no se incluyó porque llegara a mi rancho hasta el primer fin de semana del 2020.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: