‘LA MALDICIÓN RENACE’ (THE GRUDGE) | ¿VALE LA PENA?

A finales de los años 90 comenzaron a llegar a occidente un chingo de títulos de terror provenientes de Japón. Surgía así la moda del J-Horror, el terror nipón se ponía de moda en buena parte del mundo, gracias inicialmente al éxito internacional de Ringu y Honogurai Mizu No Soko a Kara de Hideo Nakata, Chakushin ari de Takashi Miike y por supuesto Ju On de Takashi Shimizu.

Sinopsis: Una casa encantada por un espíritu vengativo maldice a todos aquellos que entran en el lugar, llevándolos a tener una muerte violenta.


ADIÓS KAYAKO, HOLA ¿FIONA LANDERS? ¡MALDICIÓN!

Lejos de ser un remake, The Grudge de Nicolas Pesce está ligada directamente con la versión americana protagonizada por Sarah Michelle Gellar, ya que una enfermera (americana obvio) llamada Fiona Landers vive en la casa de los Saeki y termina topándose con el fantasma rencoroso de Kayako. Al parecer Kayako está harta de Japón y decide apoderarse de dicha enfermera para llevar a “la maldición” a Estados Unidos ¿Original? no… esto ya lo vimos en el final de The Grudge 2 (2006) y The Grudge 3 (2009).

Desde ese planteamiento la nueva The Grudge pierde su principal encanto: la visión oriental acerca del terror. Kayako aparece solamente 2 segundos y Toshio nisiquiera aparece. Son reemplazados mediocremente por el fantasma de Fiona que termina siendo una entidad pedorra y barata muy a lo Mama (2013) o The Curse of La Llorona (2019), el de su hija Melinda que termina siendo la misma niña genérica de cualquier película de terror moderna como The Amityville Horror (2005) o Dark Water (2005) e incluso Takeo es sustituido por el fantasma del esposo de Fiona, y ahora él es el que hace el emblemático grito de la saga.

Lo peor de esta peli es su gran elenco totalmente desaprovechado, encabezado por Andrea Riseborough, Betty Gilpin, John Cho y la dos veces nominada al Oscar Jacki Weaver. Que acompañado con los típicos jumpscare que nos hacen pensar “la misma mierda de siempre”.

A pesar de ser otra de tantas películas mediocres de terror, todavía se puede contemplar el hermoso trabajo estético de Nicolas Pesce, mismo que vimos en The Eyes of My Mother (2016). Pero eso no fue suficiente para rescatar su gran salto al cine de terror comercial.


¿VALE LA PENA?

Desde la asquerosa Sadako vs Kayako la franquicia creada por Takashi Shimizu estaba más que muerta y esta “nueva” versión de The Grudge termina de dar el último puñado de tierra, y nos recuerda que los mejores años del terror oriental ya es cosa del pasado.

Calificación: 2

3 Comments

Deja una respuesta