HARRY STYLE HACE HISTORIA AL CONVERTIRSE EN EL PRIMER HOMBRE EN PROTAGONIZAR VOGUE

Desde One Direction el cantante ya mostraba su gusto por la moda, al adoptar las Chelsea boots de Saint Laurent como su pieza insignia. Pero justo en el momento que despuntó su carrera como solista, el además actor y escritor de música le dio un giro inesperado a su estilo, ya que de stovepipe jeans negros, t-shirts y botas, pasó a pantalones acampanados, coordinados con prints fuera serie, camisas con olanes y tracksuits de colores pasteles, causando sensación a nivel mundial con sus propuestas.

Ahora, el cantante de 26 años hizo historia como el primer hombre en protagonizar (en solitario) la portada de VOGUE Magazine, dispuesto a romper estereotipos dentro de la industria de la moda.


Fotografiado por Tyler Mitchell, el cover boy engalana la portada de la “biblia de la moda” con un vestido hecho a la medida por Alessandro Michele de Gucci y una chaqueta de esmoquin corta.

Con un estilismo a cargo de Camilla Nickerson, el britanico luce una serie de atuendos vanguardistas que van desde un blazer con falda escocesa de Comme des Garçons Homme Plus, un chaleco de punto con una falda escocesa de Wales Bonner y un abrigo a cuadros de JW Anderson.

Harry y su hermana Gemma Styles se sientan para un retrato familiar. Harry lleva un abrigo de Martine Rose, un suéter tejido de Margaret Howell y pantalones Marni a cuadros. Gemma lleva un vestido Chopova Lowena cruzado y zapatos de Church.

El equipo también encargó a la diseñadora Emily Adams de BODE la creación de unos pantalones de pana personalizados, cubierto de parches importantes para Styles, incluidos los diseños de sus tatuajes.

Entre las otras piezas que destacaron en el photoshoot, Harry lució una falda de Chopova Lowena, otro abrigo a cuadros y en color rojo de Gucci y una gabardina de doble botonadura de Maison Margiela con detalles de tul.

El look final corrió a cargo de Maison Margiela, que juega con la ironía del género al presentar la fusión entre un abrigo desestructurado masculino y una crinolina victoriana a juego con una falda de tul.



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: