‘EN LA OSCURIDAD’ (DARK LIGHT) | CRÍTICA

En la Oscuridad (Dark Light) es una nueva película de Netflix, que llegó a las salas de cine mexicanas, para reafirmarnos que el cine de monstruos ya no tiene nada nuevo que mostrar.

Sinopsis: Tras la muerte de su madre y un doloroso divorcio, Annie y su hija Emily regresan a su hogar de la infancia. Al principio, todo parece estar bien, pero luego la tragedia vuelve a ocurrir cuando en una noche brumosa Emily desaparece de su habitación. Annie afirma que vio que algo venía de la oscuridad y se llevó a Emily … una criatura. Nadie le cree y como no se logra encontrar el cuerpo de Emily, Annie se convierte en la principal sospechosa y es enviada a un hospital psiquiátrico. Annie ahora debe escapar del hospital y regresar a la casa para enfrentar a la criatura que cree que ha robado a su hija.


SEÑALES PERO DESGANADA

Una película de monstruos no tiene por que ser original. Pero esta se caracteriza por la absoluta pereza de su producción, de manera que consigue no ofrecer ni un destello de originalidad que la destaquen de otras producciones sinónimas como Dark Was the Night o Señales.

Hay películas de este género que esconden y compensan sus fallas, dedicando gran parte de su tiempo en el guión, las actuaciones o los efectos especiales, este no es el caso de En la Oscuridad. El guión es intrigante en los primeros minutos, pero conforme avanza la película descubrimos que es otra película de terror llena de tópicos.

Las actuaciones son “lineales”, y ofrecen todo lo que tienen que ofrecer en los primeros minutos de la película, algo muy común en la mayoría de los títulos de terror mediocres que debutan en Netflix.

En cuanto al monstruo chupa almas, tengo que decir, que el diseño es increíble, ya que remonta a los monstruos clásicos del cine de terror, pero acompañado con el mal desarrollo de la película, que no sabe si es terror mitológico o sc-fi, termina siendo algo hortero.

Calificación:


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: