EL CASO DE TED BUNDY, LA HISTORIA DE UN ASESINO PERVERSO Y SEDUCTOR

Este 2019 llega esta película que está dando que hablar: Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile. Dirigida por Joe Berlinger, ya fue estrenada Sundance Film Festival siendo aclamada por todos. El film nos ofrecerá cuando la veamos una nueva versión, ficcionada, sobre la vida de Ted Bundy. Resalta el elenco: Zac Efron, Lily Collins, Jim Parson, Kaya Scodelario y John Malkovich.

¿Pero quién fue Ted Bundy? bueno, aquí te resumo la historia de uno de los asesinos más crueles y carismáticos de la historia.


INFANCIA

Nació el 24 de noviembre de 1946 en Burlington, Vermont. Fue hijo de un piloto de la fuerza aérea al que nunca llegó a conocer, y de Louise Cowell. A los cuatro años de edad se fue a vivir con su madre a la ciudad de Tacoma, en Washington; donde Louise conoció al soldado Johnnie Culpepper Bundy, con quien más tarde se casaría y le daría su apellido al niño.

La infancia de Ted estuvo marcada por una gran mentira. Sus abuelos asumieron la identidad de auténticos progenitores para ocultar una maternidad inmoral ante la sociedad. Una protección moral paradójica, considerando los actos que se desarrollaban en el interior del falso hogar: su abuelo era un hombre violento, aficionado a la pornografía y al maltrato humano y animal, actitudes que no escondía ante los ojos de su hijo/nieto.


UN PSICÓPATA EJEMPLAR

De adulto, Ted supo sobreponerse a su infancia, aparentemente, y llegó a ocupar un lugar de prestigio en la sociedad. Cursó psicología y derecho e incluso fue aspirante a gobernador del estado. También fue condecorado por la policía tras salvar a un niño de morir ahogado y realizó varias actividades comunitarias, entre otras bondades.

Fue un destacado estudiante de la universidad de Washington y de Puget Sound, en Tacoma, donde logró una licenciatura en Psicología. En 1967 tuvo una relación sentimental con Stephanie Brooks que duró dos años, y quien lo abandonó por su “falta de futuro”, dejando a Ted destrozado. Posteriormente inició una relación con Meg Anders, una mujer divorciada y madre de una niña. En 1973 se reencontró con Stephanie Brooks y mantuvieron un noviazgo hasta que decidió abandonarla como venganza. Por estas fechas comenzaron a registrarse los primeros delitos de Ted, que fueron robos a casas y comercios, los cuales realizaba en estado de ebriedad.

Pese a sus logros y reconocimientos públicos, no se sentía integrado en la sociedad y acudió al sexo violento como vía de escape y, posteriormente, al asesinato y la sodomía. Su fijación serían las estudiantes universitarias de clase media con pelo largo, negro y liso, casualmente el mismo aspecto que el de Stephanie Brooks.


PRIMEROS CRÍMENES

El 4 de enero de 1974, entró en el cuarto de la universitaria Joni Lenz, de 18 años, la golpeó con una palanca metálica y la violó con una pata de la cama. Al día siguiente, la chica fue hallada malherida, después de 10 dias en estado de coma, sobrevivió con un daño cerebral permanente. Bundy tenía 27 años.

Veintisiete días después atacó a la estudiante de psicología de la Universidad de Washington Lynda Ann Healy, de 21 años. Bundy entró en su dormitorio, la dejó inconsciente con un golpe y la sacó de la escuela. Nadie notó la ausencia de la joven hasta el día siguiente. La policía no estableció ninguna conexión entre las dos agresiones y tampoco se hicieron mayores pruebas ni estudios de la escena del crimen. Los restos de Lynda Ann fueron descubiertos un año después en una montaña cercana.


MODUS OPERANDI

El modus operandi era siempre el mismo: actuaba en campus universitarios o cerca de supermercados a plena luz del día, seleccionaba una joven al azar y le solicitaba ayuda para entrar en su coche al estar impedido de un brazo enyesado. Habiéndose acercado a la víctima, la golpeaba con una barra y la introducía en el coche para llevarla a algún lugar donde sodomizarla con retorcidas vejaciones. Cumplido su cruento ritual, la asesinaba y realizaba prácticas necrofílicas.


VÍCTIMAS

Durante la primavera y verano de 1974 desaparecieron varias universitarias y madres jóvenes. Se calcula que fueron ocho víctimas a las que atacó de noche, hasta que comenzó a hacerlo de día.

El 9 de febrero de 1974, Carol Valenzuela, de 20 años, desapareció de Vancouver (Canadá). Su cadáver no fue descubierto hasta el mes de octubre junto a otro cuerpo sin identificar.

El 11 de febrero de 1974 desapareció Nancy Wilcox, de 16 años. Su cuerpo nunca fue hallado.

El 12 de marzo de 1974, Donna Mason, de 19 años, fue vista por última vez mientras iba a un concierto de jazz en el campus de la universidad en la que estudiaba.

El 17 de abril de ese mismo año, Susan Rancourt, de 18 años, caminaba por los jardines del Central Washington State College cuando desapareció.

Un mes más tarde desapareció Roberta Parks, de 20 años, quien había quedado con unas amigas para tomar café. Nunca llegó. Parks se encontró con un hombre aparentemente lesionado que le pidió ayuda para subir unas cosas a su auto. Jamás fue vista de nuevo.

El 1 de junio de 1974, Brenda Ball, de 22 años, salió de la Taberna Flame en Burien (Washington) después de comentar a sus amigos que iba a buscar a alguien que la llevara a Sun City (California). La última vez que la vieron estaba hablando con un hombre con el brazo en un cabestrillo. Diecinueve días más tarde se descubrió que Ball nunca llegó a su destino.

El 11 de junio de 1974, Georgann Hawkins, de 18 años, perteneciente a la fraternidad Kappa Alpha Theta de Seattle, desapareció después de despedirse de su novio e ir a buscar unos libros para un examen de castellano. Su compañera de habitación y la encargada del dormitorio reportaron su desaparición a la mañana siguiente.

El 14 de julio del mismo año, la universitaria Janice Ott dejó una nota a su compañera de habitación avisándole que se iba en bicicleta al parque del lago Sammamish. Ahí se le vio conversar con un hombre que tenía el brazo enyesado y le pedía ayuda para cargar libros en su auto. Días después volvió al mismo parque y secuestró a Denise Naslund, la cual pasaba el día con su novio y amigos. Los restos de Janice y Denise fueron encontrados en agosto de 1974 en el mismo lago Sammamish.

Bundy despistaba a la policía porque sabía cómo alterar su aspecto físico. Se cambiaba el peinado, se dejaba crecer barba y bigote o se los afeitaba. También cambió de residencia y se mudó a Midvale (Utah), donde el 30 de agosto de 1974 se matriculó como estudiante en la Facultad de Leyes en la Universidad de Utah.

El 18 de octubre de 1974 asesinó a Melissa Smith, la hija del sheriff local. La secuestró mientras ella iba a pasar la noche en casa de una amiga. Su cadáver fue encontrado nueve días después en Summit Park.

El 30 de octubre de ese año, desapareció Laura Aimee, de 17 años, cuando volvía de una fiesta de Halloween. Su cadáver fue encontrado en los montes Wasatch mostrando signos de haber sido golpeada en la cabeza con una cuña de metal y violada. Sin embargo, parecía que Bundy conocía a la muchacha debido a que hubo muchos testigos amigos que le contaron a la policía que estuvo acosándola y apareciéndose en lugares que la muchacha conocía y frecuentaba.

El 8 de noviembre de 1974, Bundy se acercó a Carol DaRonch en el Fashion Place Mall en Murray, Utah. Haciéndose pasar por un oficial de policía, le informó que habían intentado robar su coche. DaRonch subió al Volkswagen de Bundy bajo la creencia errónea de que iban a la comisaría para presentar un informe. Después de detener abruptamente el coche, Bundy sacó una pistola y le esposó una muñeca. Ella luchó y consiguió apartarse antes de que Bundy pudiera fijar el otro extremo de las esposas. Ella lo golpeó en la cara y salió corriendo y consiguió que un conductor que pasaba la llevara a la policía.

En la comisaría, DaRonch narró lo sucedido y así se obtuvo la descripción del hombre, del vehículo y el tipo de sangre del atacante.

Esa misma noche, Debby Kent, de 17 años, desapareció del aparcamiento del instituto escolar Viewmont, donde había acudido junto a sus padres a ver una obra de teatro. Casi un mes después de ocurridos los hechos, un hombre llamó a la policía para informar que la noche de la desaparición de Debby Kent había visto salir precipitadamente un Volkswagen de color claro del estacionamiento del instituto.

El 12 de enero de 1975, Caryn Campbell, de 23 años, acompañó a su prometido, el doctor Raymond Gadowski, a un seminario en Aspen (Colorado). Mientras descansaban en el salón del hotel, ella regresó a la habitación para buscar una revista. Un mes después un trabajador encontró el cadáver de Campbell en un banco de nieve a varios kilómetros del hotel. Había sido violada y brutalmente golpeada. No se encontró evidencia alguna del atacante.

El 1 de marzo de 1975 fue descubierto un cráneo en una zona boscosa de las montañas Taylor. Pertenecía a Brenda Ball. La policía realizó una amplia búsqueda por los alrededores y tres días después encontraron partes de los cuerpos de Lynda Healy, Susan Rancourt y Roberta Parks. Posteriormente se hallaron otros restos que fueron identificados como pertenecientes a Donna Mason.

El 15 de marzo de ese mismo año, Ted secuestró a Julie Cunningham, de 26 años, cuando se dirigía a una taberna en Vail (Colorado). Su cuerpo no ha sido hallado todavía.

El 6 de abril de 1975, tras discutir con su marido, Denise Oliverson, de 25 años, decidió ir a visitar a sus padres en Grand Junction (Colorado). Denise no regresó aquella tarde, pero tampoco llegó a casa de sus padres. Desapareció y su cuerpo aún no ha sido encontrado.

Nueve días más tarde, Melanie Cooley, de 18 años, desapareció cuando regresaba del instituto. Un trabajador de caminos descubrió su cadáver el 23 de abril. La chica había sido golpeada con una barra y tenía las manos atadas a la espalda, mientras una funda de almohada estaba fuertemente anudada alrededor de su cuello.

El 1 de julio de 1975, Shelley Robertson, de 24 años, decidió viajar por el país practicando autostop. Sus amigos no se preocuparon demasiado cuando pasaron varios días sin verla. Hubo testigos que la vieron en una gasolinera hablando con un hombre que conducía un viejo camión. El 21 de agosto su cadáver fue descubierto por dos estudiantes en el pozo de una mina.

El 14 de enero de 1978 el edificio de la fraternidad Chi Omega, de la Universidad de Florida, estaba semivacío cuando Nita Neary volvió en la madrugada. Le extrañó que la puerta estuviera abierta y decidió esconderse. Vio salir del edificio a un hombre con una gorra azul y una carpeta envuelta en un trapo. Creyendo que habían asaltado la fraternidad, fue en busca de su compañera Karen Chandler, a la que encontró tambaleándose por el pasillo herida gravemente. Otra compañera, Kathy Kleiner, fue hallada con vida, aunque malherida, en su cuarto.

La policía encontró el cadáver de Lisa Levy, que había sido golpeada en la cabeza y brutalmente violada. También estaba el cadáver de Margaret Bowman, estrangulada mientras dormía, con un golpe en la cabeza que le destrozó el cráneo. El resto de las chicas no pudieron aportar más pistas, salvo el testimonio de Nita Neary.

No lejos de allí, Bundy atacó a Cheryl Thomas, quien sobrevivió a una paliza brutal. Su cráneo fue fracturado en cinco lugares, tenía la mandíbula rota y un hombro dislocado. La joven sufrió pérdida permanente de la audición y problemas de equilibrio. En la escena del crimen se encontraron evidencias corporales, como cabello y sangre del autor.

El 9 de febrero de 1978 secuestró a Kimberly Leach, de 12 años, en Lake City. Su amiga Priscila narró a la policía que la había visto subirse a una camioneta blanca con un hombre del que no pudo aportar más datos. Bundy la secuestró mientras regresaba a la escuela por un bolso olvidado. La convenció para irse con él y la llevó a un lugar aislado para agredirla sexualmente. Murió durante la violación. Ocho semanas después se encontró en Florida el cuerpo de Kimberly.

Tras el asesinato de Leach, Bundy, por alguna razón, regresó a su apartamento de Tallahassee. Al parecer, se deshizo de la furgoneta blanca que utilizaba y casi fue detenido cuando intentaba robar otro vehículo. Escapó cuando el agente lo dejó solo mientras revisaba las placas del coche robado. De regreso a su apartamento, limpió el lugar de huellas, robó un Volkswagen y finalmente dejó Tallahassee. Después de algunos encuentros intensos con los empleados del hotel en relación con sus tarjetas de crédito (eran robadas y habían sido denunciadas), Bundy terminó en Pensacola, Florida, donde las placas del auto robado fueron reconocidas por un policía de patrulla, que lo detuvo después de una corta persecución y de una breve lucha.


CONDENA

El 25 de junio de 1979 en Miami (Florida) se le juzgó por los crímenes de la fraternidad Chi Omega. Fueron nombrados como los «delitos de la década», y tuvieron tal impacto en la opinión pública que hicieron que gran parte de los estadounidenses consideraran a Bundy como la encarnación del mal.

Bundy ejerció como su propio abogado, pero las evidencias contra él fueron aplastantes. El 31 de julio de 1979, tras siete horas de deliberación, el jurado lo declaró culpable. Él escuchó el veredicto sin demostrar emoción alguna, a diferencia de su madre, quien suplicó piedad. El juez Cowart lo sentenció a la pena de muerte en la silla eléctrica por los asesinatos de Lisa Levy y Margaret Bowman.

Mientras esperaba en el corredor de la muerte, volvió a ser juzgado por el asesinato de la pequeña Kimberly Leach. Volvió a ser condenado a la silla eléctrica. Durante todo este proceso, varias mujeres le enviaban piropos y cartas de amor a Ted, romantizando a un sádico e ignorando que si él estuviese libre muchas de ellas podrían haber sido sus víctimas.

Bundy celebró un maratón de entrevistas y confesiones durante sus últimos días, aunque nunca estuvo dispuesto a admitir todo, especialmente los asesinatos de algunas de las víctimas más jóvenes. En su último día llamó a su madre y rechazó su última comida. Fue electrocutado el 24 de enero de 1989 y declarado muerto a las 07:16 de la mañana. Con 42 años se le comprobaron 30 asesinatos, aunque se estima que pudieron ser muchos más.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *